EL ANDREION

Quieran tus dioses y los míos
que Amor nos alimente el vientre.
No hay ser más afortunado
que aquel que bebe en unos labios
a un dios enamorado y a su sangre.
(De "Ecbatana", 1998)

BITÁCORA DEL ESCRITOR ESPAÑOL JUAN GARCÍA LARRONDO.

Bienvenid@! Este cuaderno está siempre en intermitente construcción. En él podrá encontrar noticias relacionadas con el autor así como enlaces para conocer algunas de sus obras editadas, aficiones, webs favoritas, notas de prensa, artículos de opinión, videos de antiguas representaciones teatrales y alguna que otra incongruencia.

Para cualquier sugerencia, contacto, contratación o palabra de aliento, sígame la pista o apúntese a la lista de invitados de El Andreion. ¡Gracias!

REDES SOCIALES:









martes, 2 de agosto de 2016

ENTREVISTA EN "CAOCULTURA": “La mejor representación que se puede hacer de un texto teatral es la que escenifica al leerlo un espectador en su cerebro.”

Juan García Larrondo. Fotografía de Inma  Flores
Juan García Larrondo asegura que su fuerza son sus palabras. Autor teatral de éxito y guionista de conocidas series de televisión, siempre ha apostado por llevar las emociones al extremo, por seducir al espectador sin engañarlo, por contar buenas historias que enganchen al público. Tras un largo paréntesis, ha vuelto con fuerzas renovadas y nuevos proyectos. Pese a las dificultades que atraviesan las artes escénicas, pese a la falta de financiación y a la pérdida de público, García Larrondo no se rinde: sigue siendo un rebelde que no se resigna a dejar de soñar.

Por Mª Ángeles Robles Fotos de InmaFlores 

Juan García Larrondo (El Puerto de Santa María, 1965) se dio a conocer en el panorama escénico español cuando recibió en 1989 el II Premio Internacional Teatro Romano de Mérida por su obra El Último Dios, inspirada en las Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar. Desde entonces, no ha parado de escribir y de recibir importantes premios por su trabajo: Primer Premio Marqués de Bradomín en 1992, Mención Especial en el Premio Nacional de Teatro “Calderón de la Barca”, Segundo Premio Kutxa-Ciudad de San Sebastián, accésit al XVII Premio de Teatro Hermanos Machado de Sevilla, finalista del Premio de Teatro Colosseo D´Oro 2000 de Roma y del Premio Angelo Musco 2004 de la Academia Il Convivio de Sicilia y ganador del IX Premio “El Espectáculo Teatral” en el 2014 por su comedia Agosto en Buenos Aires. Larrondo es autor también de otras obras como Mariquita aparece ahogada en una cestaLa Cara Okulta de Selene Sherry, Noche de San Juan y Celeste Flora, su obra más representada en España y América. En el año 2012, el Centro Andaluz de Teatro inauguró los actos del Bicentenario de la Constitución de Cádiz con una adaptación suya de la obra El estado de sitio de Albert Camus. Larrondo ha trabajado también como guionista de series televisivas tan conocidas como Plaza Alta y Arrayán.
Tras un paréntesis de varios años, ha vuelto con energías renovadas. Nuevas obras, lecturas dramatizadas “Irreverentes” y nuevas publicaciones.

Últimamente está usted que no para.
He pasado varios años trabajando de forma casi exclusiva para la televisión y, salvo incursiones ocasionales, he dejado la escena algo abandonada, es verdad. Pero cuando recibí el encargo del Centro Andaluz de Teatro para hacer una dramaturgia de la obra de Albert Camus El estado de sitio tuve la oportunidad de reencontrarme con la escena en su acepción más literaria y esencial. Siempre fue uno de mis textos de referencia y, al tomar de nuevo contacto con la pureza y la libertad del verbo dramático, he recordado el por qué me gusta tanto escribir teatro. Desde entonces he empezado a hacer y a escribir varias cosas a la vez, como si quisiera recuperar parte del tiempo perdido. No ha sido fácil volver a coger el pulso ni es sencillo conciliar la rutina laboral con los horarios caprichosos de las Musas. He aprendido cosas, he crecido, he menguado… Tampoco me marché del todo, aunque sí que es cierto que mi relación con el mundo ha cambiado, que algunas de las personas que conocía ya no están donde estaban…  Quizás he llegado a ese momento en el que necesitaba parar, recuperar aliento y empezar de nuevo. O quizás todo sucede simplemente cuando tiene que suceder. Confieso que ahora mismo tengo la cabeza llena de proyectos, de tareas pendientes y que, de alguna manera u otra, necesito soltar lastre si no quiero reventar…

Desde su situación privilegiada de autor que ha sido capaz de tomarse un tiempo para hacer otras cosas y volver, ¿cuál sería su diagnóstico del teatro actual?
Supongo que seguirá gozando de una mala salud crónica y aferrándose a la vida con desesperación, como es habitual. El teatro es atemporal pero también es retrato de su época y, en estos tiempos convulsos, de tanta competencia mediática y de excesos de información, el talento abunda en la misma proporción en la que falta. Los estrenos se suceden uno tras otro a velocidad de vértigo pero nuestra capacidad de sorprendernos y nuestra memoria no creo que vayan al mismo ritmo. Cuando empecé, no hacía falta que hubiese un teatro en cada pueblo. Ahora es maravilloso que haya decenas de autores, de actores y de espectáculos en cartelera y podamos elegir qué ver casi como el que pide comida a domicilio, pero me temo que en este firmamento no habrá sitio para que brillen a la vez tantísimas estrellas. El teatro, como hito literario o espiritual, mientras sea capaz de emocionar y sobrecoger a nuestros corazones, siempre sobrevivirá. Tengo la sensación de que está mutando, de que se reinventa y trata de mantenerse en espacios alternativos, en forma de microteatro o mezclándose con otros géneros mientras que vuelve a recuperar el lugar y el sentido por los que existe o encuentra un nuevo medio en el que resucitar. Soy incapaz de tener conocimiento de todo lo que se crea o se hace a nivel escénico. Voy a mi ritmo y, desde mi exilio, sigo creyendo que el teatro surgió entre las sombras de una caverna para explicarnos las verdades y mentiras de nuestras entrañas. Observo y oigo lo que abarca mi imaginación o mi silencio. Y de ahí brotan mis palabras y mis máscaras. No hay experiencia más peligrosa y excitante para el espectador que reconocer en el teatro el reflejo de su más cruda realidad.

Juan García Larrondo. Fotografía de Inma Flores.

¿Es cada vez más difícil escribir teatro en España y publicar?
Lo realmente difícil es publicar o dar a conocer lo que se escribe, que es mucho más de lo que se llega jamás a estrenar. Escribir teatro para que luego se amontonen esas obras en nuestros ordenadores o en los cajones de los comités de lecturas de las compañías o de las editoriales sin que, en ocasiones, ni siquiera te contesten, es bastante desalentador. Por otro lado, el hecho de publicar teatro es una empresa heroica, casi suicida. No es un género que se demande y, salvo contadas editoriales o librerías especializadas, no es habitual que la gente compre teatro contemporáneo para leer. La inmensa mayoría de las personas jamás ha leído ni nunca leerá una obra de teatro y algunos piensan que un texto teatral no es Literatura. Lo más incomprensible es que incluso muchos escritores e instituciones literarias también lo entiendan así. Parece ser que los autores de teatro somos una casta aparte, inferior, incluso molesta. No somos rentables para el mercado editorial. Estoy convencido de que la mayor parte del teatro que hoy se escribe en nuestro país jamás llegará a ser representado ni leído por nadie.

Es usted un autor premiado con una larga trayectoria, ¿por qué televisión? 
Pues por que ser guionista para series de televisión es un medio de comunicación de masas en el que, si tienes la suerte de estar, puedes permitirte vivir de tu trabajo, cosa que no es nada fácil en el mundo del teatro. En la televisión no estás ni creas en soledad. No eres visible, es cierto. Formas parte de un equipo, de una cadena, de un proyecto del que tú eres un eslabón donde todo está muy marcado y que no siempre está valorado como merece. El mundo de la ficción televisiva atraviesa un buen momento, aparentemente, pero solo para unas pocas productoras que están vinculadas a grandes grupos de comunicación a nivel nacional. En Madrid hay series en cola para ser emitidas y también muchos guionistas en paro con ideas, biblias o tratamientos que jamás se rodarán, al igual que en el cine. Aquí en Andalucía, cuando se terminó la serie Arrayán, alrededor de cien profesionales se fueron a la calle y Canal Sur no pudo o no quiso absorberlos. La realidad es mucho más dramática de lo que nos muestra la pantalla de un televisor.

¿Cómo se adaptó al nuevo medio?
Al principio no fue fácil. Tuve que aprender a usar lenguajes más cotidianos, a escribir parlamentos más cortos y olvidarme de esos largos monólogos que el teatro sí te permite concebir. Aprendí a sintetizar, a ajustarme a otros tiempos y a trabajar en equipo. Por eso también necesitaba reconciliarme con la Literatura dramática y con mi propia voz. La televisión me ha enseñado a escribir de formas diferentes y a distinguir para qué o para quién quiero hacerme oír. Es un trabajo duro a la vez que fascinante al que espero regresar algún día.

Las artes escénicas son uno de los sectores culturales más castigados por la crisis. ¿Cómo sobrevivir?
Hasta que este país no considere la cultura un asunto de Estado, un bien para el ciudadano, los creadores que no seamos elegidos o estrenados siempre seremos unos desconocidos. El público en general siente cierto recelo hacia entidades como la SGAE, pero su existencia es necesaria. Nadie niega, por ejemplo, los derechos de imagen de un futbolista. Sin embargo no pasa lo mismo con los creadores o los artistas. Cuando reivindicamos nuestros derechos intelectuales sobre algo, hay quien piensa que le estamos robando algo que cree que le pertenece de forma absolutamente gratuita. Escribir teatro es casi artesanía pura: trabajas en algo que te apasiona para apenas malvivir de ello. Y la verdad, el hambre no agudiza el ingenio, como dice el refrán. Eso es indignante. Creamos mejor si estamos valorados. Y crearemos mejor, si lo que hacemos se valora como merece. La idea de que la cultura debe ser gratuita solo genera mayor pobreza para todos. De todas maneras, debe haber espacios para que el teatro tenga su hueco, para que sea leído o representado con dignidad. Insisto: hay gente que nunca ha leído una obra de teatro y es una pena, porque la mejor representación que se puede hacer de un texto teatral es la que escenifica al leerlo un espectador en su cerebro.

Juan García Larrondo en la Biblioteca del Centro Andaluz de Artes Escénicas de Andalucía. Fotografía de Inma Flores.
No ha dejado de trabajar y sigue disfrutando con ello. Es usted un dramaturgo incombustible.
En absoluto. Me quemo con muchísima facilidad. Es cierto que vivimos tiempos precarios, pero nunca pierdo la esperanza de que lleguen otros mejores. Por eso hay que seguir escribiendo, por encargo o por inspiración, porque lo mágico del teatro es que, una vez escrito, nunca sabes cuándo puede llegar alguien y volverlo a levantar. Me consuela saber que no estoy solo, que lo que hago puede resucitar algún día en las mentes de otras personas y hacerle la vida un poquito más hermosa a los demás. Eso es lo único que no tiene precio en el Arte y se comparte de manera gratuita: ayuda a vivir, a soñar, a pensar, a imaginar e, incluso, a perdonar.

Su última obra se llama “Agosto en buenos aires”, pero sucede en Cádiz.
Sucede en un Cádiz futuro e imaginario. Es una  comedia, un sainete “moderno” que narra la historia de amor de una pareja de chicos con problemas económicos. Antes de irse de viaje, deciden poner en alquiler su apartamento a una madre y a una hija llegadas desde la Argentina pero, luego, el viaje se suspende y tienen que convivir los cuatro juntos durante un tórrido mes de agosto. Obviamente, aunque al principio todo parece ser divertido, luego la aventura se complica. Aparecen de repente unos fantasmas, una de las argentinas es un poco bruja y trata de enamorar a uno de los chicos utilizando malas artes de hechicera para casarlo con su hija a la vez que también lo desea para ella… En fin, más o menos cosas que ya escribieron los griegos hace algún que otro milenio pero contado ahora con acento de “gaditango”.

No se ha cortado…
Nunca he sido políticamente correcto (ríe) y  nunca me ha gustado poner límites a mi imaginación. Es una obra divertida, que se ríe de cosas serias, sin intenciones de ofender pero sí de hacer reflexionar. Siempre me ha parecido interesante llevar hasta el extremo las emociones y no suelo ponerles trabas a mis personajes. Avanzan libres. De hecho, en esta obra en concreto, la comedia termina dando un giro hacia el drama y hay un momento en que se torna bastante oscura. Me entusiasma el melodrama, ¿qué le voy a hacer? Me gusta que el Teatro me recuerde a la vida. Y viceversa. Y, al mismo tiempo, también me gusta que abandone luego todo atisbo de realidad. Creo que al espectador hay que seducirlo sin engañarlo, que él crea como verosímil lo que se le está contando, aunque la obra sea de extraterrestres, de hermafroditas o de seres humanos normales y corrientes. Mientras que sea una buena historia y seamos capaces de contarla bien…

¿Para cuándo podremos verla en escena?
Hay iniciativas, pero de momento no financiación. ¿Conoces a algún productor al que podamos echarle el anzuelo? (risas) Ya veremos si este tango se llega alguna vez a bailar en los escenarios o no…

¿Qué queda del Juan García Larrondo de “Celeste Flora”?
“Celeste Flora” fue mi primer estreno. Fue la tercera obra que escribí, pero la primera que vi en cartel. Fue como mi puesta de largo. También fue una verdadera historia de amor con el grupo gaditano Albanta, que la representó por primera vez en 1993 y luego una década más tarde.
Quizás ahora sea una persona más conformada en las cosas rutinarias y más realista en las inalcanzables. No me rindo, es verdad. En parte, sigo siendo ese escritor rebelde de “Celeste Flora” que se revuelve ante los tópicos y ante los encasillamientos del comportamiento humano. Continúo buscando luces, pero he aprendido a mimetizarme con la sombra. Como individuo ya me da igual ser convencional, pero intento que mi obra no lo sea. Aunque pueda mal interpretarse o sonar presuntuoso, creo que todo lo que escribo me supera y es mejor que yo. Y eso que a menudo pienso que debería guardar más silencio.

Juan García Larrondo. Fotografía de Inma Flores.
Nuevas obras, premios, lecturas dramatizadas de sus textos… ¿Cuéntenos qué está preparando ahora?
Estoy preparando la publicación de varios libros. Uno de ellos es “Diálogos, Fragmentos y otras Levanteras”, una antología de mi obra dramática escrita hasta la fecha que incluye obras breves, fragmentos de obras editadas y, también, otras piezas como guiones televisivos o, incluso, poesía. El libro, que contendrá también enlaces para acceder a contenidos interactivos, se presentará este próximo otoño.
Por otro lado, estoy trabajando en la reescritura y reedición de varios textos antiguos y escribiendo una obra nueva que, para variar, volverá a ser un melodrama sobre encuentros y desencuentros afectivos. Es un regalo que prometí a unas personas a las que quiero enormemente y las que les tengo mucho que agradecer, así que espero que les guste y la veamos pronto en los escenarios. Tengo verdadero síndrome de abstinencia por volver. ¡Lo que necesito es tiempo y un mecenas como los de antes!



Autor/a: Mª Ángeles Robles
Periodista especializada en temas culturales. Ha trabajado en Diario de Cádiz, en la agencia de noticias Europa Press y ha sido redactora y fundadora del periódico “El Independiente” de Cádiz. Colaboradora habitual de diversas publicaciones culturales en las que ha escrito teatro, cine, poesía y literatura.

Fotografías: Inma Flores.

Entrevista original publicada en la Revista digital CAOCULTURA el 29 de junio de 2015. La presente transcripción ha sido modificada por el autor en julio 2016.

http://caocultura.com/entrevista-juan-garcia-larrondo/


No hay comentarios:

Publicar un comentario